Barra de vídeo con temas del blog

Loading...

AVES MIGRATORIAS - Las golondrinas siempre nos sorprenden


AVES MIGRATORIAS - Las golondrinas siempre nos sorprenden
En la Argentina, también se realizan distintos festejos para recibirlas con la llegada de nuestra primavera. En Goya, Corrientes, desde 1922 cada mes de noviembre se realizan los festejos en la plaza San Martín donde se encuentra el monumento a las golondrinas.
En Villa Ventana, provincia de Buenos Aires, se encuentra la sede de la Fiesta Provincial de la
Golondrina que se festeja en octubre.
Poesía, mitos y creencias populares:
“Volverán las oscuras golondrinas...”. Desde tiempos remotos, la desaparición de las golondrinas en el período invernal y su aparición en primavera, ha sido fuente de inspiración de poetas y ha dado lugar a una larga serie de dichos y creencias:
Progne, hija de Pandion, rey de Atenas, fue convertida en golondrina por los dioses, para que pueda huir de su marido.
El dicho “Una golondrina no hace primavera” ya era citado por Aristóteles y Aristófeles.
En la edad media se creía que las golondrinas pasaban el invierno sumergidas en el mar, en lagos o lagunas. Algunos marinos afirmaron haberlas sacado de las aguas profundas con sus redes.
El vuelo de las golondrinas era utilizado para pronosticar el tiempo: un vuelo errático, como de pérdida era anticipo de fuertes vientos; el vuelo rasante indicaba la llegada de fuertes lluvias y si el regreso en la primavera se anticipaba a lo normal, era indicio de buen tiempo y buenas cosechas.
También, se dice que el color oscuro que llevan en el dorso, se lo pusieron las golondrinas como símbolo de luto, ante la muerte de Jesús.
Relatos españoles asocian a las golondrinas con Jesús dice una copla popular :
“En el monte Calvario, las golondrinas le arrancaron a Cristo dos mil espinas.”
Pero ha sido Gustavo Adolfo Bécquer el que ha convertido a estas aves en figuras estelares de la inspiración literaria:
“Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar,
y, otra vez, con el ala a sus cristales jugando llamarán;
pero aquéllas que el vuelo refrenaban tu hermosura y mi dicha al contemplar,
aquéllas que aprendieron nuestros nombres ésas... ¡no volverán!”
Otros nombres:
Avión pilmaiquen (araucano), weshulken (mapuche), mbiyui (guaraní), hirondelle (francés), hirundo (latín), schwalbe (alemán), andorinha (portugués), swallow (inglés).
Glosario: golondrina ceja blanca (Tachycineta leucorrhoa); golondrina doméstica (Progne
chalybea); golondrina negra (Progne modesta); golondrina parda grande (Phaeoprogne tapera);
golondrina patagónica (Tachycineta leucopyga); golondrina tijerita (Hirundo rustica).
Fuente: AVES MIGRATORIAS - Las golondrinas siempre nos sorprenden

por Emilio Escudero