Barra de vídeo con temas del blog

Loading...

Pericos Vida en sociedad


Pericos
Vida en sociedad
Los pericos son aves sociales en todo el sentido de la palabra. Se juntan en grandes parvadas para alimentarse, trasladarse o dormir, e incluso algunas especies forman parvadas mixtas con otras especies de pericos. Hay pocas especies que anidan de forma colonial y gene-ralmente lo hacen de forma individual. Los pericos son monógamos y algunas especies forman parejas de por vida. Aparentemente solo el Kea y Kakapo de Nueva Zelanda son polígamos.
Los pericos pueden formar parvadas de miles hasta un millón de aves o pequeños grupos de cuatro o diez miembros. Sin embargo, la pareja es la base de la sociedad de los pericos. Aún en grandes parva-das, se puede distinguir que los pericos vuelan en pareja o grupos fami-liares formados por los padres e hijos. Cuando aterrizan en un árbol o el suelo, inmediatamente los individuos de la pareja o grupo familiar se acercan unos con otros.
Vivir en grupos grandes requiere de formas de comunicación para lograr cierta armonía y orden social. Se hace necesario que existan ciertas conductas que eviten la agresión y peleas entre los miembros del grupo. El acicalamiento y la alimentación de cortejo son unas de ellas especialmente entre la pareja, las cuales permiten que la pareja mantenga los lazos de unión incluso fuera de la época de reproducción.
Sin embargo, con aves que poseen picos tan fuertes capaces de causar heridas graves, se requieren de otras conductas para evitar daños o incluso la muerte. De hecho, los pericos rara vez se pelean hasta causarse algún daño. Utilizan posturas para amedrentar al rival que consisten en abrir las alas o el pico de forma amenazadora. La apertura del pico determina la amenaza de ataque y si esto no funciona se recu-rre al picotazo. Algunas veces se entrelazan los picos pero se sueltan inmediatamente. Se ha documentado que las especies con picos más pequeños y débiles son más propicias a recurrir al picotazo que las especies con picos más grandes y fuertes. Evidentemente la posibilidad de una herida es mayor con un pico fuerte y es deseable evitarlo.
Además, las especies que viven de forma más solitaria tienden a ser más agresivas que las especies que viven comúnmente en parvadas grandes. Se requiere de la agresividad para sobrevivir solitariamente mientras que se requiere ser más tolerante para poder vivir cercana mente con muchos individuos. Para evitar agresiones algunas especies adoptan posturas de sumisión en las que encogen la cabeza y realzan un poco las plumas, incluso algunas agachan la cabeza o tratan de esconder el pico.
Fuente: LECTURA 04

DEFENDERS OF WILDLIFE