Barra de vídeo con temas del blog

Loading...

Los pericos – Vida en sociedad


Los pericos – Vida en sociedad
Los pericos también usan sus plumas y la coloración de éstas para comunicarse. Muchas especies tienen parches de colores llamativos en las alas, colas o crestas de la cabeza que solo pueden ser vistos cuando abren las alas, colas o alzan la cresta. Los utilizan de diferentes maneras durante el cortejo, como señales de identificación durante el vuelo o para amenazar. Algunas especies usan los parches como identificación del sexo, por ejemplo los machos del perico de frente blanca (Amazona albifrons) y el perico yucateco (Amazona xantholora) tienen parches rojos en las alas y las hembras no. El macho del periquito catarina (Forpus cyanopygius) tiene un parche azul en las alas y rabadilla y la hembra no.
Existen varias ventajas de vivir en grupos para los pericos. Una de ellas es la defensa contra depredadores. Esta táctica de defensa es muy utilizada por diversas especies como peces, mamíferos herbívoros y muchos grupos de aves. Cuando una parvada vuela, el depredador se enfrenta ante una imagen de un organismo gigantesco compuesto por cientos o miles de aves que se mueve de forma organizada. El movimiento lo confunde y le cuesta trabajo distinguir a individuos para poder así enfocarse en su captura. Los pericos tratan de esconderse entre sus compañeros intentando siempre estar entre los de en medio y no en la parte exterior de la parvada, esto hace que a la vez que la parvada viaja, gire y se convulsione constantemente añadiendo a la confusión del depredador.
Los grandes grupos también funcionan para alertar de peligros ya que cuando hay muchos individuos siempre habrá alguno que esté vigilando mientras los otros continúan con sus actividades como comer o beber. También se juntan para descansar en el día, pero es en la noche cuando se agrupan en mayor número. Los dormideros más numerosos tienden a ser más seguros por la cantidad de centinelas potenciales que pueden dar la alarma ante depredadores. Además, para un individuo es una ventaja ya que la probabilidad de que sea el escogido por un depredador es menor a que éste escoja a algún otro individuo dentro del grupo. El dormir de forma solitaria incrementa la posibilidad de que el depredador escoja al perico solitario.
Hay algunas especies que llegan a formar parvadas mixtas, como por ejemplo el perico de frente blanca (Amazona albifrons) y el perico yucateco (Amazona xantholora) en Campeche. En algunos sitios se pue-den congregar diferentes especies de pericos para alimentarse, beber o comer arcilla en bancos de arena. Sin embargo, en general prefieren la sociedad con individuos de su propia especie y para evitar competencia por alimentos entre miembros de la misma población, los individuos se dispersan en direcciones opuestas cuando terminan de descansar o al despertarse de sus dormideros.
Se podría llegar a pensar que la forma más común de socializar es a través de la comunicación vocal y los pericos son conocidos por su habilidad de imitar las palabras de los humanos. No obstante, en vida libre no utilizan esta habilidad y no imitan a otras especies animales. Se sabe que en algunas especies los llamados son diferentes entre poblaciones de distintas regiones. Esto indicaría que para poder socializar tendrían que aprenderse los llamados locales e imitarlos. Sin embargo, no se sabe con certeza para que necesiten la habilidad de imitar aunque no son las únicas aves que lo hacen. Hay otras que imitan cantos, sonidos y voces como los mynah, estorninos, cenzontles, cuervos, etc.
Al igual que muchas aves los pericos tienen una serie de gritos, chillidos, silbidos y llamadas que utilizan para comunicarse. Durante sus vuelos la comunicación es frecuente para mantener la unidad de pareja, de grupo o para maniobrar la parvada. Los llamados de algunas especies son tan distintivos que se puede identificar a la especie por éstos sin siquiera verlos. Utilizan gritos de alarma al detectar peligros, pero se ha visto que cuando están en un árbol y detectan a un halcón inmediatamente guardan silencio, para al momento de realizar la huída hacerlo de forma lo más ruidosa posible con grandes gritos de alarma. La intención de salir volando al mismo tiempo y con tanto ruido es para crear confusión en el depredador.
Fuente: DEFENDERS OF WILDlIFE

LECTURA 04