Barra de vídeo con temas del blog

Loading...

RECUENTO ANATOMOFISIOLOGICO La capacidad de visión de las aves excede



RECUENTO ANATOMOFISIOLOGICO
La capacidad de visión de las aves excede por mucho la de los mamíferos pudiendo tener una visión más lejana, aguda de 2 a 8 veces mayor a la del hombre normal con una capacidad de detección de movimientos de 10 a 15 veces superior, pudiendo además apreciar colores vetados para nuestros ojos.
En el humano el peso promedio del globo ocular es de un 1% respecto al peso total del cráneo mientras en las aves esta relación es muy superior para algunas aves como el Avestruz llegando a alcanzar de un 7 aun 12%.
Por otra parte el globo ocular en los mamíferos es usualmente esférico lo que le confiere una mayor movilidad en su órbita permitiendo un mayor ángulo de visión sin necesidad de voltear la cabeza mientras en las aves existe una desproporción entre las dimensiones de la cámara anterior y la posterior, la que presenta mucha más dimensión.
Por las diferencias de características evolutivas las aves presentan en su anatomía ocular tres diferentes formas de ojos. Estas tres formas se producen producto a la especialización en la adaptación a los diferentes ecosistemas y tipo de alimentación desarrollada por las especies, desarrollando formas de globo ocular Planos, Globoso y Tubular.
Las especies aviares para alcanzar un mayor ángulo visual a falta de la movilidad ocular deben auxiliarse de la conformación anatómica que presentan a nivel cervical con una sola región articular entre el hueso Occipital y el Atlas que les permite un mayor ángulo de rotación del cuello.
Característica mejor apreciada en las aves rapaces nocturnas que permanecen inmóviles en sus perchas y rotan periódicamente la cabeza en ángulos increíbles para ver o detectar el sonido de las presas ocultas en las yerbas.
Las diferencias anatómicas aviares entre una especie y otra son más que evidentes, hecho que también incluye el sistema de la visión, así los ojos en las aves tienen una disposición variable de acuerdo a la configuración evolutiva de su cráneo, transitando de una posición semilateral en diverso grado hasta llegar a una visión más frontal.
La visión semilateral dificulta su ángulo de visión anterior del ave al interponerse la región anatómica del pico en el ángulo de visión interna, quedando una región anterior y una posterior en la penumbra por la presencia del cráneo. Este defecto anatómico de algunas especies de aves lo compensan con rápidos movimientos rotacionales de cabeza manteniéndose así con un ángulo de visión de 360º en guardia frente a los depredadores que al conocer estas desventajas de sus contrarios tratan de colocárseles en la región superior del ángulo ciego, detrás de la nuca, para luego asestar el rapidísimo ataque mortal.
Fuente: Valoración de las afectaciones al sistema visual de las aves
Dr. Carlos J. Soto Piñeiro y Dra. Elena Bert
Centro veterinario Monviso. Torino, Italia

Contacto: elecarlosvet@yahoo.it