Barra de vídeo con temas del blog

Loading...

La visión tertracromática presentada por las aves

Resultado de imagen de La visión tertracromática presentada por las aves   Resultado de imagen de La visión tertracromática presentada por las aves


La visión tertracromática presentada por las aves les permite poder ver el reflejo de las ondas luminosa de longitudes en las que se hallan los rayos ultravioletas pudiendo disfrutar de colores vetados para los humanos. Por esta razón aves que para nosotros son monomórficas por no poder nuestra visión diferenciar entre hembras y machos por su apariencia externa, al ser inspeccionadas por un ojo aviar entonces se puede determinar las diferencias de las gamas de colores de los plumajes existentes entre un macho y una hembra, recurso que se ha planteado recientemente utilizan estas aves en la búsqueda de parejas. Inclusive ha sido detectada la capacidad de algunas rapaces diurnas de encontrar los rastros de orinas dejados por los ratones en el campo cuando estos reflejan la luz
ultravioleta facilitándoles así, esta huella invisible, sus capturas.
Pero entre las aves hay especies menos afortunadas pues producto a su estilo de vida la evolución no las dotó de una visión tan colorida como es el caso de las rapaces nocturnas que al no necesitar tantas diferenciaciones de colores pues cazan en la penumbra, presentan un mayor numero de células bastones en la retina para poder tener una mayor capacidad de visión en la oscuridad, diferenciándose de las aves diurnas que perciben más colores pero ven mal en las noches por tener estas predominantemente células tipo cono en la retina ocular.
La visión más desastrosa entre las aves la tienen los Kiwis (Apteryx sp.) de Nueva Zelanda, en estos, a pesar de ser nocturnos, su vista es muy ineficiente debiendo desarrollar la especie el sentido del olfato de forma compensatoria. En estas aves a pesar de tener una orbita ocular relativamente grande los ojos han involucionado, se han reducido convirtiéndose aves miopes.
La acomodación visual de las aves es vital para actuar en una naturaleza dinámica donde se debe responder aceleradamente a imprevistos,búsquedas de alimentos, desplazamientos con el vuelo y escapar de enemigos, para acelerar la acomodación visual el cristalino aviar es más blando que el de los mamíferos siendo relativamente esférico en las especies nocturnas y más aplanado por delante en las diurnas. Existiendo una estructura anexa que provoca una modificación del ecuador del cristalino llamada “almohadilla anular”, localizada junto a la unión de los procesos ciliares y se piensa interviene facilitando la acomodación.
El proceso de la acomodación de la visión del ojo aviar se logra mediante tres mecanismos activos: el cambio de la curvatura corneal, la deformación de cristalino y el desplazamiento anterior del cristalino. En este mecanismo intervienen tres músculos: el músculo de Crampton que al contraerse
modifica el radio de curvatura de la cornea y los músculos de Brücke y de Müller que se hallan por detrás, actúan sobre los procesos ciliares que se unen al ecuador de la capsula del cristalino logrando, con su contracción, estrujar o llevar hacia delante el cristalino.
Con estos mecanismos la acomodación visual las aves puede variar su capacidad de enfoque desde 2 a 50 D (dioptrías) acción increíble si la comparamos con otros mamíferos o el hombre.
Los ojos de las aves tienen una posición anatómica diversa dependiendo del tipo de ojo y de la conformación del cráneo del ave que estamos analizando pero todos ellos muy relacionados con los senos Paranasales del cráneo en especial el seno Infraorbitario.
El globo ocular de las aves tiene un anillo escleral, también conocido como “osciculas esclárales”; se trata de una formación compuesta por huesecillos ubicados en el interior de la esclerótica del ojo de las aves, los que se alinean formando un anillo y dándole al globo ocular una consistencia más compacta provocando el cambio de morfología del ojo en dependencia de la especie aviar, siendo de mayores dimensiones dicho anillo en las aves rapaces.

Fuente: Valoración de las afectaciones al sistema visual de las
aves
Dr. Carlos J. Soto Piñeiro y Dra. Elena Bert
Centro veterinario Monviso. Torino, Italia
Contacto: elecarlosvet@yahoo.it
REDVET. Revista electrónica de Veterinaria 1695-7504
2007 Volumen VIII Número 6