Barra de vídeo con temas del blog

Loading...

Costumbres de las golondrinas Generalmente, en cuanto regresan del viaje

Resultado de imagen para Costumbres de las golondrinasResultado de imagen para Costumbres de las golondrinas

Costumbres de las golondrinas
Generalmente, en cuanto regresan del viaje las golondrinas inician la obra de reparar o de reconstruir su nido.
Muchas no hacen más que reparar los desperfectos que pueden haber sufrido los nidos durante la ausencia.; otras vuelven a construir cada vez uno nuevo.
Con mucha frecuencia se manifiesta cn las golondrinas un verdadero espíritu de fraternidad cuando se trata de defenderse contra sus enemigos, o de proteger su cría o su nido.
M. H. Berthoud refiere· que una pareja de gorriones se había a,poderado de un nido de golondrinas y lo defendía vigorosamente. Los antiguos propietarios, después de algunos picotazos, no consiguiendo recuperar su heredad solicitaron el auxilio de sus confederadas, cuyo número y amenazas no pudieron tampoco desalojar a los intrusos que permanecían en la· fortaleza fuera del alcance de los picotazos. De repente cambia la maniobra, se suspender el asalto; el sitio se convierte en bloqueo; algunos valientes vigilan la entrada, cada golondrina volando con un pedazo de barro en el pico, lo dejaba caer de arriba· sobre el. nido, con una precisión y tina puntería notable y lo amontonaba en pedazo. Después, usaba éste como un escudo que le permitía acercarse sin peligro y lo empujaba con las patas por cncima de la apertura del nido, sobre la que el barro semi-líquido corría poco a poco, llegando
a cerrarla completamente. En vando los gorriones trataban de rechazar esta avalancha de barro; aumentaba sin cesar y pronto se hizo imposible la evasión de los sitiados y hasta de cualquier recurso de defensa. Entonces, el barro llegó más que nunca, dobló las dimensiones del nido, obstruyó por completo la entrada y para mayor seguridad formó hacia adelante una tapia de unos cinco centímetros. Cumplida esta operación de Lynch, las golondrinás volvieron a sus ocupaciones, y un
silencio profundo se hizo en derredor de la tumba emparedada que encerraba los Ugolinos.. .
El vizconde de Tarragón, Batgowski y Linneo confirmaron esta observación.
De Montbeillard hace notar también que estos hechos no se producen siempre, en lo que halla una prueba de que las golondrinas no obran debido a un instinto general, sino por el desarrollo de las ideas de algunas sociedades mejor unidas o más perfeccionadas por algunos individuos a quienes su espíritu ha dado más prestigio sobre sus compañeros. .
Romanes, en un libro L 'bi'telligence des animaux, refiere que unas golondrinas, molestadas por gorriones que querían despojarlas de su morada, modificaron la entrada de ésta agregándole como un túnel.
No obstante la afirmaeión de varios otros autores, quienes refieren también hechos semejantes, Naumann sostiene que estos relatos son fábulas y que el únieo recurso de la .golondrina es el de hacer la entrada del nido bastante angosta para que el gorrión no pueda penetrar en él.
M. L. De Pauw, conservador general de las colecciones de la Universidad de Bruselas, ha observado un hecho parecido cerca de Anthée(provincia de Namur).
Una pareja de gorriones se había apoderado de un nido de golondrinas. Estas construyeron
um segundo nido pegado al prilllero, de modo que la entrada fué sellada surada y el usurpador encareelado. En el otoño, M. De Pauw extrajo los dos nidos y encontró el cadáver del gorrión encima de cuatro huevos.
La mayoría de los hirundínidos construyen su nido cerca de las habitaciones.
"Desde que la golondrina encontró en nuestras moradas tantaseomodidades para establecer su nido, se ha visto que abandonó con una!- sagacidad notable sus antiguos refugios en los huecos de los árboles y tomó posesión de nuestras casas . No hace mucho tiempo, en el Kentucky, Indiana e lllinois, estas aves adoptaban aun con mucha frecuencia para anidar, las excavaciones de las ramas y troncos viejos; tal es la influencia leun ;hábito primitivo, que  siempre allí en donde vuelven de
preferencia, no tan sólo, para buscar un abrigo, sino también para criar sus pichones, especialmente en las regiones aisladas del país que son poco pobladas."
El nido, aunque esté situado en un árbol ,o en una chimenea, está formado de
ramitas secas, que el ave consigue de un modo singular. A veces, observando las golondrinas, se las ve girar por bandadas en derredor de la copa de algún árbol
medio seco. Se creería que están dedicadas a cazar insectos. De repente se lanzan
 Es por medio de la saliva que la golondrina fija estos primeros materiales sobre la madera, la roca o la pared de una chimenea.. Redondea su obra, cruza y entrelaza sus materiales y envuelve el conjunto con su saliva que extiende por encima.
Es tal vez interesante referir aquí .algunos casos en que las golondrinas han dado pruebas en la construcción de su nido de una verdadera inteligencia, o lo han colocado en un lugar muy especial.
M. Berthaud cuenta. que una pareja de golondrinas había establecido su nido en un corredor del castillo de la baronesa de Chabord en el sitio preciso en donde pasaba el hilo de la 'campanilla nocturna. Un día alguien habiendo' usado la campanilIa, varios trozos se desprendieron del nido y cayeron al suelo. Las golondrinas sorprendidas repararon el daño, que se repitió, 1 a 1 a los pocos días; y esta segunda vez también se pusieron a la obra. Desde entonces, por más que se tirara
y sacudiera el alambre el nido ya no se movió. El propietario quiso tener la solución del problema que le preocupaba, y con una escalera fue a examinar el nido.
Las golondrinas habían construido entre la pared y su cuna de tierra un conducto, verdadero tubo al través del que pasaba el hilo y maniobraba libremente, sin comprometer ya para nada la' solidez .de su construcción de barro.


Fuente: Cita: Anónimo (1922) Informaciones. Costumbres de las golondrinas. Hornero
002 (04) : 305-311
 www.digital.bl.fcen.uba.ar
Puesto en linea por la Biblioteca Digital de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales
Universidad de Buenos Aires