Manual de métodos de campo para el monitoreo de aves terrestres Procedimientos generales de monitoreo

Manual de métodos de campo para el monitoreo de aves terrestres
Procedimientos generales de monitoreo
Especies a cubrir
De las muchas especies que serán censadas en cada estación, solamente algunas serán capturadas y sólo de unas pocas se podrán localizar los nidos. En climas templados cada estación debería obtener una buena estimación del tamaño poblacional de unas 30 especies y datos demográficos sobre unas 10 especies. Los datos procedentes de diferentes estaciones podrán combinarse a fin de obtener patrones poblacionales y demográficos de un número superior de especies.
Periodo de monitoreo
Temporada reproductora
El periodo de estudio durante la época reproductora varía según la especie, las condiciones climáticas, la latitud, la altitud e incluso el año. Por lo tanto, cada estación
deberá establecer sus propios periodos de actividad basándose en las características de la temporada reproductora local y los criterios descritos a continuación.
El monitoreo demográfico, a base de captura con redes o búsqueda de nidos, debe llevarse a cabo a lo largo de toda la temporada reproductora. Los censos, sin embargo, suelen efectuarse únicamente durante la primera mitad dela época reproductora, cuando las aves están más activas, emiten vocalizaciones, están en parejas y con los territorios
establecidos.
Para cualquier tipo de monitoreo, recomendamos el uso del intervalo de 10 días, utilizado en el proyecto CES británico. Este intervalo divide el mes en tres partes
aproximadamente iguales e incluye al menos un fin de semana para recuperar días de mal tiempo. Además establece una base común para la comparación directa de datos entre estaciones.
Las estaciones demográficas de captura con redes y búsqueda de nidos deben comenzar a operar durante el intervalo de 10 días siguiente al establecimiento de territorios por parte de la mayoría de las aves reproductoras, pero antes de que varias de ellas hayan iniciado la puesta.
En la mayoría de las áreas de baja altitud de la zona templada de Norteamérica, esto ocurre durante el primer o el segundo intervalo de mayo, es decir el día 1 o el 11 de ese mes. Sin embargo, las fechas deben ser ajustadas de acuerdo con las condiciones locales. Por ejemplo, en las zonas norteñas de los Estados Unidos, el primer periodo puede comenzar el 21 o el 31 de mayo. En Alaska y el norte de Canadá o en zonas de altitud elevada, el primer periodo puede retrasarse hasta el 10 de junio. En el sudoeste de los Estados Unidos, donde el 90% de las especies han comenzado sus nidos a mediados o finales de marzo, las estaciones deberán iniciar su actividad el 1 o el 11 de abril. En México y gran parte de América Latina la fecha puede ser más temprana. Algunos investigadores consideran importante retrasar las actividades de captura con redes hasta que los individuos transeúntes de las especies que se reproducen en el área de estudio hayan pasado de largo.
El no hacerlo puede dar lugar a que los individuos locales de esas especies se habitúen a las redes adentrada la temporada reproductora, alterando las estimaciones demográficas. No obstante, el efecto de este factor puede ser ajustado al analizar los datos y numerosas estaciones lo hacen con resultados positivos.
Una buena medida del grado de establecimiento territorial es el aumento de la tasa de canto en los machos. Así mismo, los machos capturados mostrarán una pronunciada
protuberancia cloacal. La mejor medida del inicio de la época reproductora es el desarrollo del parche de incubación por parte de las hembras al poner el primer huevo. El transporte de material para la construcción del nido es otro buen indicador de que la temporada reproductora a dado comienzo.
El monitoreo demográfico debe finalizar cuando se detecte un aumento de la población local debido al flujo de migratorias al final de la época reproductora, o debido a la dispersión de aves provenientes de otras áreas reproductoras, y no antes. En la mayor parte de la Norteamérica templada, esto ocurrirá hacia el segundo o tercer intervalo de agosto.
Como convención y a fin de mantener la homogeneidad de los datos así como permitir su comparación entre estaciones, el 1 de mayo de cada año deberá ser considerado el inicio del primer intervalo de 10 días. Si en una zona determinada la temporada comienza antes, su inicio deberá contarse desde el 1 de mayo hacia atrás en intervalos de 10 días. La temporada de monitoreo en la mayor parte de la norteamérica templada comienza el 1 de mayo y se prolonga durante un máximo de doce intervalos hasta el
28 de agosto. En estas latitudes, si una estación comienza el monitoreo antes del 1 de mayo, deberá continuar hasta finales de agosto a fin de abarcar la totalidad del periodo
reproductor, a no ser que los resultados de un estudio previo indiquen que todos los adultos reproductores y los juveniles han abandonado el área antes de lo previsto.
Fuente: Manual de métodos de campo para el monitoreo de aves terrestres
C. John Ralph Geoffrey R. Geupel Peter Pyle Thomas E. Martin

David F. DeSante Borja Milá

Entradas populares de este blog

Costumbres de golondrinas

Aves rapaces diurnas de Colombia - Introducción